Cita

“En este mundo traidor, nada es verdad ni mentira, todo es según el color del cristal con que se mira"
Ramón de Campoamor

domingo, 6 de marzo de 2016

Aprovechando la historia y sus detalles

   Este post es de celebración. Aunque se ha resistido un poco más de lo que nos hubiese gustado ¡Jakobsland saldrá en físico! Pronto podreís disfrutar de “El banquete del cuervo solitario” una aventura del nuevo suplemento para Walhalla, "el juego de rol de la plena Edad Media", escrita por nosotros, donde se cuentan distintas peripecias de los vikingos por nuestra península.
   Y con esta escusa aprovechamos para hablar un poco de historia (que nos perdonen los cronistas e historiadores de verdad que nos lean) y concretamente de cómo aprovecharla no sólo para documentar partidas sino también para aprovecharse de sus distintas versiones. Una de las cosas más desconcertante de la historia es que es muy difícil encontrar una línea de pensamiento única. Incluso ante un mismo hecho se pueden leer distintas explicaciones (y sobretodo detalles) que hacen que a veces te plantees que sucedió de verdad. No entraremos en consideraciones partidistas y en el viejo dicho de que la escriben los vencedores, la aprenden los vencidos (y la manipulan los interesados), creemos que lo más jugoso son los diferentes matices y detalles que podemos encontrar (o con los que tenemos que completar la información para que nos sea útil). Os daremos aquí un par de ejemplos.
   Cuando nos documentamos para la partida que aparecerá en Jakobsland vimos que muchos de sus detalles eran incluso contradictorios. ¿Cuánto dinero se pagó en verdad por el rescate del rey de Pamplona que secuestraron los vikingos y sirve de hilo de nuestra aventura? Por supuesto las acciones de los jugadores podían hacer que esta cifra fuese una u otra (o incluso no se materializase) pero respetamos las dos cifras que encontramos y las integramos en nuestra trama. Se pagó el rescate pero no se dice quién lo hizo exactamente y con los Banu Qasi por en medio (por parentesco y geografía) sus maquinaciones geopolíticas nos dieron la excusa perfecta para incorporar las dos opciones.
   Otro aspecto interesante surgió al estudiar el acto del secuestro en sí. Aun no se sabe si lo hicieron remontando el Ebro o desembarcando en el norte y haciendo una incursión terrestre. Como zaragozanos de pro nos decantamos por la primera opción, la imagen de los vikingos pasando por nuestra ciudad era demasiado bonita para dejarla pasar. Pero, aun siendo además la versión más extendida surgen las preguntas y en este caso los detalles nacen como explicación lógica a ellas. ¿Cómo llegaron con éxito hasta Pamplona? El rey podía estar en cualquier otro lugar de sus dominios ¿Cómo pudieron secuestrar a alguien tan importante (y rico)? Las conspiraciones Banu Qasi seguro que volvieron a jugar un papel en todo ello.
   Bueno tendréis que leerla y/o jugarla para descubrir todos sus detalles. ¡Aun quedas días para subirse al barco y participar en su crowfunding! Y seguro que cuando contéis como la resolvisteis crearéis vuestra propia historia. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario