Cita

“En este mundo traidor, nada es verdad ni mentira, todo es según el color del cristal con que se mira"
Ramón de Campoamor

martes, 3 de noviembre de 2015

Cuando la nieve y la sangre compartían el mismo color...

   ¿Quereís escuchar una buena historia?
   Esta habla de un tiempo muy, muy antiguo, donde las cosas aun no eran como hoy las conocemos. Fue poco después de que se creasen los habitantes de la tierra. Los intentos de los dioses por buscarse una compañía digna no habían tenido mucho éxito.
   Comenzaron creando a los nibelungos a partir de oricalco, pero había tan poco mineral de ese tipo en el mundo que apenas pudieron forjar una docena de ellos, ¡Y eso que no eran muy grandes! Y su piel era fría, como su carne y la sangre que bombeaba su duro corazón.
   Probaron después con piedra, mucho más abundante y manejable. Y su piel era dura y negra, como su carne y la poca sangre que regaba su sesera.  Así que, descontentos con el resultado, les llamaron Trolls y se olvidaron de ellos, aunque eso es otra historia.
   Finalmente probaron tallando las maderas más finas y a partir del fresno crearon a los humanos. Y su piel era fina  blanca, como su carne y su sangre.
   Y en esos primeros tiempos había un poderoso rey Gauta, que es como comenzó todo y siempre debería de ser. Y los dioses aun bajaban a compartir la mesa de los humanos y se hablaban mirándose a los ojos como hoy estoy haciendo yo con vosotros. Y este rey tenía una hija bella y capaz, a la que todos daban por su segura sucesora, pues no le temblaba la mano para sujetar firme el escudo ni la voz al cantar las más dulces melodías. Su nombre no lo quiere recordar nadie pero su historia bien merece ser contada hoy por vosotros. Y así, el destino, sólo él puede tener tan mala idea, quiso que Loki y ella se enamorasen. En esa época no era infrecuente el amor entre dioses y humanos pero exiguía renunciar a la divinidad como pago. Y el dios del engaño sufría, pues la duda que nunca debe habitar el corazón de un buen vikingo,  dividía al suyo entre el amor por la mortal o el poder de un dios. Así que decidió arrancárselo y esconderlo bajo la nieve, protegido por una zarza mágica invisible.
   Y nuestra anónima enamorada encontró el lugar y, embriagada de amor, se puso a excavar con sus propias manos, resuelta a devolver el corazón a su amado. Y cavó y cavó mientras la sangre comenzaba a manar de sus manos. No sentía dolor por el frío de la nieve ni veía sus heridas pues como deberíais recordar la sangre humana era blanca por aquel entonces. Así, cuando las yemas de sus dedos encontraron lo que buscaban, las numerosas heridas acumuladas le causaron irremediablemente la muerte. 
   Muchos días lloraron los hombres y dioses por esa triste muerte por lo que Odín decidió hacer algunos cambios. Y por eso, aunque el amor siempre va acompañado de la locura y la nieve sigue siendo blanca, la sangre humana fue roja a partir de ese día.

   ¡Por Thor, Odín y todos los Vanes que esto es cierto!

1 comentario:

  1. Este mes de octubre ha sido un poco frenético... Aunque Jalfdaltonics es nuestra pasión no siempre tenemos el tiempo o la oportunidad de hacer todo lo que queremos de la manera que queremos. No hemos publicado nada en el blog pero no hemos dejado de trabajar y pronto, podreís empezar a ver los resultados, para no haceros tan larga la espera os comparto una historia creada para el "encuentro de bardos" de unos jornadas muy especiales. Fue creado para la ocasión a partir de unas ideas sueltas y al menos, fue la segunda mejor aportación de la noche (nótese el retintín y tono irónico...) :P
    Para los que la oisteis en dicho evento podreís notar ligeros matices diferentes, estaba todo en el guión original pero creo que alguno me deje...

    ResponderEliminar