Cita

“En este mundo traidor, nada es verdad ni mentira, todo es según el color del cristal con que se mira"
Ramón de Campoamor

lunes, 30 de noviembre de 2015

Convergencia cultural


   En estos días se habrá hecho público el ganador de diseño de juegos de rol de la editorial HTPublishers. Por si no lo sabíais o sospechabaís nosotros nos presentamos con Lázarus del que os vamos a hablar en estas líneas. Escribimos esta entrada hace unos meses aunque no la hemos querido hacer pública hasta ahora para no interferir en el anonimato del concurso. Esperemos que, si no ha ganado, haya sido lo suficientemente bien valorado para que pueda ver la luz de una u otra manera.
   ¿Qué es Lázarus? La idea es simple, tras la típica invasión zombi se consigue una cura que retorna a su estadio humano a unos pocos (los despertados) y convierte en inofensivos esclavos sin inteligencia a otros (los dormidos), la sociedad resultante se enfrenta al reto de integrar los que un día fueron humanos. Salvando las distancias aspirábamos a hacer algo parecido a lo que Neill Blomkamp consiguió en Distrito 9 o Elyssium, tratar un tema social bajo el prisma de una sociedad marcada por elementos fantásticos o de ciencia ficción. En nuestro caso, aunque en el juego tienen cabida los planteamientos “survival” más clásicos, la sociedad post-zombie permitía hablar de racismo, integración social, derechos humanos.e incluso creencias religiosas. Dada la limitación de espacio sólo pudimos dar algunas pinceladas de todos los aspectos de dicha ambientación pero intentamos dejar plasmadas todas las posibilidades: Supremacistas zombi, empresarios despiadados convertidos en esclavistas, grupos de limpieza de las zonas sin pacificar… Por completar la breve reseña del juego comentar que, tras muchas dudas y unas pruebas de juego muy satisfactorias, nos decantamos por usar el sistema WARP, empleado en el estupendo Over the edge y liberado hace poco con OGL. Si no hemos tenido suerte en el concurso aprovecharemos lo escrito e intentaremos publicar en la web la traducción de dicho sistema que, como vendíamos en la promo para el concurso es “el FATE antes de que existiese FATE”.
   Pero ya habrá ocasiones para hablar en detalle del juego, si hemos escrito hoy esta entrada es para reflexionar sobre algo que nos ocurrió mientras estábamos acabando Lázarus. Apenas quedaba una semana para entregarlo y, mientras me disponía a hacer la última lectura completa a la búsqueda de gazapos pensé en ponerme alguna serie/peli de temática zombi de fondo, para ambientarme. El destino (o más bien el motor de búsqueda) quiso que se cruzase en mi pantalla “Into the fles”h. ¡Una serie de dos temporadas basada en el mundo que resulta tras encontrar una cura para los zombies! ¿Os suena? Me ví todos los capítulos ese mismo fin de semana y, aunque las diferencias con Lázarus eran bastantes, nos preocupaba más las coincidencias. En algunos casos estas apenas eran detalles secundarios, esas pequeñas cositas que dotaban de personalidad al entorno y cuya originalidad quedaba ahora en entredicho. Tras plantearnos incluso una reescritura completa decidimos ser honestos con nuestro trabajo y no cambiamos el contenido de nuestro manuscrito original, incluyendo dicha serie como fuente de documentación para los jugadores (temática aparte la serie está bastante bien, una pena que se cortase por falta de financiación).
   Ya han aparecido algunas valoraciones del juego y se ha llamado la atención sobre las coincidencias de este con la serie. ¿Nuestro juego es un plagio? ¿Un homenaje? (que plagio es una palabra muy fea). Pues ni lo uno ni lo otro, si hubiésemos conocido la serie antes posiblemente habríamos escrito el juego de otra manera para remarcar mejor las diferencias o habríamos tenido que negociar los derechos y hablaríamos ahora del juego de rol oficial de “Into the flesh” (que tampoco estaría mal). Pero sin tener conocimiento de ella (ni nosotros ni nuestros testers) creemos más apropiado hablar de convergencia cultural. En estos años hemos disfrutado/sufrido una sobredosis de material zombi, no era tan descabellado que alguien le diese una vuelta de tuerca y pensase en lo que pasaría después de que los buenos consiguiesen la cura de turno. Viviendo bajo el mismo paradigma cultural (la serie es Británica, si fuese americana posiblemente se fijaría en otras cosas y las diferencias con Lázarus serían todavía mayores) es fácil entender que muchas de las respuestas a este planteamiento se acaben pareciendo. Hay muchos ejemplos de esto a lo largo de la historia, para que veaís que tampoco es algo nuevo y dada mi condición de químico os hablaré hoy el aluminio. Las primeras patentes para su aislamiento las escribieron en el siglo XIX dos grupos de químicos sin relación entre sí. ¿Quién copió a quién? En esa época no había wikipedia a la que acudir pero, con los mismos conocimientos científicos, las mismas necesidades tecnológicas y un nivel de formación parecido era lógico que la solución final fuese parecida.
   ¿Cómo sería la sociedad tras sobrevivir a una plaga zombie? Os invitamos a que contesteis esta pregunta y que, cuando veáis la serie o juguéis a nuestro juego (esperemos que pronto en las mejores mesas de juego) comprobéis vosotros mismos las coincidencias o diferencias fruto de esta convergencia cultural, ¡Seguro que os sorprende el resultado!





domingo, 22 de noviembre de 2015

Bajo una podrida gran manzana...


 Descargar dungeon

  Hoy compartimos con vosotros el "Dungeon" que presentamos al concurso de dungeons de una página que organizó "Bastión rolero". Lo podeís descargar pinchando en la propia imagen.
   Estamos contentos con el resultado pero sólo a medias. ¡Una página es muy poco espacio para poner todo lo que se nos había ocurrido! Sabíamos que era algo un poco diferente y alejado del mazmorreo más clásico pero bueno, todo depende del cristal con el que se mire ¿no? Sabiendo quienes son algunos de los finalistas no nos importa haber quedado fuera. A fin de cuentas ganar si hemos ganado algo: un ilustrador genial (con el que esperamos hacer muchas más cosas en el futuro) y un par de ideas que se merecen algo más de una página ;)

martes, 3 de noviembre de 2015

Cuando la nieve y la sangre compartían el mismo color...

   ¿Quereís escuchar una buena historia?
   Esta habla de un tiempo muy, muy antiguo, donde las cosas aun no eran como hoy las conocemos. Fue poco después de que se creasen los habitantes de la tierra. Los intentos de los dioses por buscarse una compañía digna no habían tenido mucho éxito.
   Comenzaron creando a los nibelungos a partir de oricalco, pero había tan poco mineral de ese tipo en el mundo que apenas pudieron forjar una docena de ellos, ¡Y eso que no eran muy grandes! Y su piel era fría, como su carne y la sangre que bombeaba su duro corazón.
   Probaron después con piedra, mucho más abundante y manejable. Y su piel era dura y negra, como su carne y la poca sangre que regaba su sesera.  Así que, descontentos con el resultado, les llamaron Trolls y se olvidaron de ellos, aunque eso es otra historia.
   Finalmente probaron tallando las maderas más finas y a partir del fresno crearon a los humanos. Y su piel era fina  blanca, como su carne y su sangre.
   Y en esos primeros tiempos había un poderoso rey Gauta, que es como comenzó todo y siempre debería de ser. Y los dioses aun bajaban a compartir la mesa de los humanos y se hablaban mirándose a los ojos como hoy estoy haciendo yo con vosotros. Y este rey tenía una hija bella y capaz, a la que todos daban por su segura sucesora, pues no le temblaba la mano para sujetar firme el escudo ni la voz al cantar las más dulces melodías. Su nombre no lo quiere recordar nadie pero su historia bien merece ser contada hoy por vosotros. Y así, el destino, sólo él puede tener tan mala idea, quiso que Loki y ella se enamorasen. En esa época no era infrecuente el amor entre dioses y humanos pero exiguía renunciar a la divinidad como pago. Y el dios del engaño sufría, pues la duda que nunca debe habitar el corazón de un buen vikingo,  dividía al suyo entre el amor por la mortal o el poder de un dios. Así que decidió arrancárselo y esconderlo bajo la nieve, protegido por una zarza mágica invisible.
   Y nuestra anónima enamorada encontró el lugar y, embriagada de amor, se puso a excavar con sus propias manos, resuelta a devolver el corazón a su amado. Y cavó y cavó mientras la sangre comenzaba a manar de sus manos. No sentía dolor por el frío de la nieve ni veía sus heridas pues como deberíais recordar la sangre humana era blanca por aquel entonces. Así, cuando las yemas de sus dedos encontraron lo que buscaban, las numerosas heridas acumuladas le causaron irremediablemente la muerte. 
   Muchos días lloraron los hombres y dioses por esa triste muerte por lo que Odín decidió hacer algunos cambios. Y por eso, aunque el amor siempre va acompañado de la locura y la nieve sigue siendo blanca, la sangre humana fue roja a partir de ese día.

   ¡Por Thor, Odín y todos los Vanes que esto es cierto!