Cita

“En este mundo traidor, nada es verdad ni mentira, todo es según el color del cristal con que se mira"
Ramón de Campoamor

viernes, 31 de julio de 2015

La noche de la Pantera

    Muchos de vosotros podréis encontrar estos días un nuevo número de la revista nivel 9 en vuestros buzones o tiendas habituales. Este número 5 incluye un pequeño suplemento-partida escrito por nosotros para Slang que es especial por distintos motivos.
    Para empezar porque es una aventura "perpetrada" por nosotros. Llevamos ya un tiempo con la suerte de ver publicadas cosas nuestras pero sigue haciéndonos la ilusión del primer día verlas plasmadas en papel. Cada trabajo que ve la luz es como un hijo que abandona el hogar de las ideas y se va a ver mundo ¿Le irá bien? ¿Escribirá para saber como le va? ¿Volverá?
    También hay que tener en cuenta que es la primera (y esperamos que no la última) vez que publicamos algo con Nosolorol. Seguiremos escribiendo cosas para HT o Walhalla, desde luego, pero nos gusta explorar horizontes y ponernos nuevas metas. Y el trabajo que realizamos y decidimos compartir esta destinado para el mundo rolero, para vosotros, para nosotros, más allá de etiquetas o editoriales concretas.
    Entrando ya en contenidos "La noche de la Pantera", que así se llama la aventura, es de temática carcelaria. Siempre habíamos pensado que lo primero que vería la luz con esta temática sería Babylon, el juego que ganó el concurso de cazatalentos de Ludotecnia hace ya tres años pero bueno... El mundo editorial tiene sus tiempos y entresijos y, aunque todavía esperamos que sea publicado (ilusos nos podríais decir algunos, el tiempo dirá si con razón o no), otros proyectos del mismo ámbito como la aventura de la que hablamos hoy, le han tomado la delantera.
    Esta misma partida (con un corte más East Coast Babyloniano) fue jugada en la Noche Insomne, unas jornadas de rol nocturno en Zaragoza con bastante buena aceptación, esperamos que a vosotros también os guste.
    Y para los que la pudisteis jugar u os quedeís con ganas de más si podemos decir que ya tenemos preparada su continuación. Habrá que esperar a que dicten sentencia y ver en que penal le toca cumplirla...


jueves, 23 de julio de 2015

El gusto de criticar



Imposible señor,
no aguanto esa broma,
mi sangre se hiela,
si me cambian una coma.
    Con estas palabras rechazaba Cyrano de Bergerac la proposición del Duque De Guiss de que Richelié cambiara su tragedia “Agripina”. Estos versos me vienen siempre a la cabeza cada vez que escucho o leo una crítica de nuestro trabajo. Por el momento hemos tenido suerte y han sido todas constructivas pero no dejo de sentir que profanan nuestra obra cuando alguien comenta que una coma quedaría mejor en otro lugar.
    En la última temporada, conforme nuestro trabajo se va dando a conocer, hemos sido criticados y hemos tenido que criticar como en la elaboración de la revista Crítico en la que participamos en el foro donde se debaten los contenidos. Insisto que siempre comentamos constructivamente pero muchas veces se crea el conflicto cuando el trabajo que te encuentras no es lo bueno que podría ser. Hace poco tuve que comentar un trabajo así y pensé en mejor no poner nada pero eso supondría que la revista bajaría el nivel. Intenté en rebajar las críticas, pero ya estaban al mínimo y no eran descalificatorias. Finalmente lo dejé tal cual lo había escrito. Esto a su vez también te expone a réplica. Debes de estar preparado para defender tu opinión así que más vale que lo tengas bien documentado o te juzgarán más severamente a ti que a la obra.
    Lo mismo pasa cuando somos nosotros los objetos de la crítica. Independientemente de lo que me reconcoma por dentro, los comentarios acerca de nuestro trabajo son buenos, sobre todo si son severos. En realidad son con estos con los que se aprende. Escucharlos, comprenderlos y aceptarlos (aunque eso no suponga seguirlos) creo que son gesto de madurez.
    También hay un punto que normalmente nos blinda de aceptar opiniones y es que, a estas alturas de nuestra andadura, cada uno tenemos una manera de escribir. Una identidad literaria. Que es realmente difícil de cambiar (sobre todo si no se desea). Para ser justos debo decir que los mayores jueces de nuestra obra somos nosotros. Puede que haya sido lo más difícil de superar. Antes de que una obra de JD salga a la luz ha sido examinada párrafo a párrafo, palabra por palabra por sus dos autores y normalmente siempre el uno contra el otro. Y eso, en muchas ocasiones, ha sido tan dramático como una guerra.
    Es el ejemplo vívido de que el conflicto, siempre bajo unas reglas honorables, es siempre bueno en cuanto a las letras se refiere.

sábado, 18 de julio de 2015

Comiendo en el Bosque le la Serpiente...

   Aprovechando la reciente publicación de "La balada de los hijos traidores" en la revista Crítico hoy queremos ofreceros algo un poco diferente. Dicha aventura está ambientada en los libros de la Saga "Canción de Hielo y Fuego", inspiración de la serie "Juego de Tronos". Si hay una cosa que abunda en el libro son las descripciones de recetas y comidas sugerentes. No queremos hacer ningún libro de cocina (bastante poco tiempo libre nos queda ya) pero siguiendo el espíritu de las novelas decidimos incluir en la aventura un par de recetas que bien podrían degustar los PJ. Hoy compartiremos la receta de la primera de ellas.

Albóndigas de polenta y tocino con salsa de almendras
   Esta elaborada receta es muy popular entre la gente sencilla del interior de Montañas de la Luna, siendo muy habitual en las mesas de sus tabernas y en las celebraciones.
Ingredientes para 4 personas (en Poniente se hace más cantidad pero hemos tenido en cuenta que no todos celebráis un banquete de esa índole todos  los días)
1/2 libra de polenta (250 gramos)
1 pinta y media de caldo de carne (750 mL)
1/4 de libra de panceta fresca (125 gramos)
1/4 de libra de almendra (125 gramos)
2 huevos de gallina cocidos
Sal y especias al gusto (Cada pueblo tiene su mezcla secreta que, dependiendo del dinero disponible y gustos locales puede comprender: Alcaravea, pimienta negra, anís estrellado, enebro, pimentón…).

Elaboración
   Se prepara el caldo como nos hayan enseñado en casa, cuanto más sustancia tenga mejor sabrá el plato. Mientras se acaba de cocinar este se fríe el tocino en su propia grasa hasta que este dorado y crujiente. Se guardan por separado la grasa y la panceta frita.
   Se vierte una pinta del caldo caliente en un recipiente hondo. Se le agrega la polenta en forma de lluvia y cuando esta haya espesado, también los tropezones fritos anteriormente y la clara de los huevos cocidos. Se añade sal y pimienta negra recién molida al gusto y con ella se hacen albóndigas del tamaño del puño de un niño pequeño. Se dejan reposar en un lugar alejado de moscas y ayudantes de cocina hambrientos. Si existiese en Poniente algún sitio que permitiese mantener la comida fría se podrían incluso guardar preparadas hasta el día siguiente.
   Cuando se acerque la hora de comer se fríen las albóndigas en la grasa que habíamos guardado a fuego medio. Se reservan. Se pica la almendra hasta que este fina y se pone a dorar en la misma sartén, aprovechando los restos de grasa. Cuando la almendra esté tostada se añade el resto del caldo y la yema de los huevos bien picada, removiendo para evitar los grumos. Cuando la salsa haya espesado se vuelven a incorporar las albóndigas y se tapa el recipiente, manteniéndolo caliente hasta que se sirvan.
   La mejor bebida para acompañarlas es una cerveza tostada, si es del valle mejor. Recomendamos una que elaboran en la taberna "Export".


miércoles, 8 de julio de 2015

Fading Suns D21

 
   Nos encanta Fading Suns, eso no es ningún secreto. Su ambientación llena de posibilidades es muy atractiva. Si tenemos suerte y los socios de Crítico vuelven a confiar en nosotros pronto saldrá a la luz una pequeña aventura del juego que nos dará la excusa para hablar largo y tendido del tema.
   Pero hoy queremos hablar de su sistema y proponeros un sencillo cambio que creemos que mejora sustancialmente las mecánicas. Para los que no sepáis cómo funciona la base es muy simple, sumas característica y habilidad, tiras un dado de 20 caras y si obtienes un resultado menor que esta suma (más los modificadores pertinentes) tienes éxito. Lo atractivo es que este valor indica de forma directa y proporcional el grado del éxito. Así, cuanto mayor sea el valor obtenido mayor será el éxito de la acción, siempre que quede por debajo de la suma de característica + habilidad. Los valores extremos son críticos y pifias. El caso es que, al tirarse un sólo dado los resultados son lineales y resultan algo artificiales. Esto responde a la filosofía, que también aparece en otros juegos, de que siempre hay posibilidades de tener éxito o fallar en una acción independientemente de tu maestría en ella. Para hacerlo más realista el DJ siempre puede decir que algo tiene éxito automático o es imposible de realizar pero, intentando descargarlo de más responsabilidades y respetar la filosofía del juego os planteamos hacer algo diferente. La idea es tirar conjuntamente y sumar 1 dado de 12 caras y otro de 10 (donde por una vez el 0 será un 0 y no un 10), de esta manera se obtienen una serie de ventajas:
  • La distribución de frecuencias es más normalizada. En eskatónico los valores extremos (éxitos y fallos automáticos no son tan frecuentes).
  • El aprendizaje sigue una curva sigmoidal en vez de una línea recta, lo que refleja que no siempre se mejora a la misma velocidad.
  • Los críticos no tienen la misma probabilidad de suceder en cada valor lo que da un poco de variabilidad y dinamismo a la ganancia de niveles en las habilidades.
   Resumiendo, da más importancia al valor que se tenga en las habilidades y disminuye los éxitos y fallos automáticos. Al reducir la variabilidad gana un poco de realismo (si, sigue habiendo alienígenas y saltos en el hiperespacio pero una cosa no quita la otra).
   Lo único que habría que cambiar es que el fallo automático fuese con 20 en vez de con 19 y la pifia con 21 en vez de con 20. Lamentablemente este sistema no evita (todavía) que tengamos que emplear una montaña de dados de 20 caras a la hora de determinar el daño. Incluimos una tabla con las equivalencias y algunos de esos números que tanto gustan a los estadísticos de esto. 
   Queremos aprovechar para desear toda la suerte posible a la gente de Ediciones Epicismo que están realizando estos días un crowfunding para sacar adelante la traducción al castellano de su segunda edición. La ambientación avanza unos cuantos años y el sistema se ha revisado aunque empleando un solo dado de 20 por lo que nuestra pequeña aportación podría seguir teniendo sus beneficios.