Cita

“En este mundo traidor, nada es verdad ni mentira, todo es según el color del cristal con que se mira"
Ramón de Campoamor

viernes, 30 de enero de 2015

Post-jornadas Aragón Negro



    El evento “Rol negro” se realizó finalmente en la capilla Yarza. Un pequeño edificio de 1915 construido a las afueras del cementerio de Torrero. La elección del sitio puede parecer un poco extraña pero, dada la temática “novela negra” y, que en otros sitios de Europa los cementerios son un espacio cultural más, no es algo tan extraño. La capilla en si esta desacralizada aunque conserva en su retablo una talla de un Cristo que reciclamos, narrativamente hablando, para dar color a la partida de Babylon. Para tener un poco de intimidad entre los 3 grupos (recordemos que las historias tenían su relación pese a estar enmarcadas en juegos diferentes) se dispusieron unos separadores con telas. Unas estufas y servicio básico de café y aperitivos cortesía de Dado de Dragón, completo un entorno de juego algo diferente a lo que estamos acostumbrado pero muy acogedor. Los tambores de Semana Santa, que también escogieron el entorno del edificio para ensayar justo esa tarde, dificultaron el juego en algunos momentos pero, dada su temática y nuestras tablas se pudo solventar el problema. Menos mal que no llevamos ninguna partida de corte más esotérico o con sustos, habría sido algo realmente complicado lograr que funcionase.

   Inauguró el evento la organización de Aragón Negro con el periodista Juan Bolea a la cabeza. Al parecer este acto ha despertado bastante curiosidad por lo que, sumándole la buena acogida que ha tenido, esperamos que se traduzca en futuras reediciones. Como jugadores vinieron amigos de distintas asociaciones de la comunidad y como ya comentamos en la anterior entrada: Juan Carlos Herrero, editor de Sombra y autor entre otros de Rol Negro.
   Las partidas fueron bastante bien, yo dirigí una adaptación españolizada de Babylon jugando con el traslado de la cárcel vieja de Torrero a la de Zuera. Pinocho, Concejal, Alexei y Coronita dieron mucho juego aunque el “premio final” se les acabo escurriendo entre las manos. Mis jugadores se lo pasaron muy bien y fueron protagonistas de una historia digna de la más intensa de las novelas negras, que es de lo que se trataba. A nivel técnico también podemos estar contentos, pese a no poder probar todas las mecánicas de juego (cuatro horas eran poco para profundizar en el tema de las drogas, flashbacks, cordura o status) el sistema volvió a mostrar su robustez y facilidad. Aunque como buenos padres siempre pensamos que nuestra criatura puede dar más de sí y, si nos deja Ludotecnia, alguna cosa afinaremos de cara a inminente edición final.
   David por su parte dirigió Rol Negro. Me confesó que le causaba cierto nerviosismo dirigir la partida con el autor del juego. Y eso que Juan Carlos Herrero siempre se muestra dispuesto, amable y comprensivo con este tipo de eventos. Sin embargo, esa inquietud era propia, basada en sus propias expectativas, nervios que se agudizaron cuando se sentó para repasar los detalles finales del módulo y tras su pared comenzaron a sonar los bombos de semana santa. Menos mal que llegó Juan Bolea y comenzó el evento porque si no... Tanto escribir "novela negra" ha sacado la faceta más oscura de nosotros :P. Por lo que hablamos después del evento la aventura fue también un rotundo éxito. Divertida pero a la vez llena de intriga, lo que tuvo a los jugadores en vilo hasta que se desentrañó el caso, resuelto finalmente gracias al trabajo de investigación que dio sus frutos gracias al jugador que menos te esperabas. A veces por muy buen master que seas, si hay uno o varios jugadores que se empeñan en reventar el escenario más vale que cierres el libro y te vayas a tomar algo. Sin embargo con jugadores como aquellos podía hacer la campaña entera bien a gusto.
   Tan interesante como las partidas en si fue la posterior cena y sobremesa. Siendo nosotros humildes creadores siempre resulta muy interesante conocer la visión de un editor. En este caso, al ser este también distribuidor, creador de juegos y jugador la “charrada” fue muy interesante. Próximamente esperamos poder contar cosas jugosas a ese respecto ;)
   Para concluir queremos dar las gracias a Virginia Aguilera y Juan Bolea de Aragón Negro por confiar en nosotros, a Cafés Orús por patrocinar este tipo de eventos (hacen falta mecenas como estos), al cementerio de Zaragoza por cedernos un espacio ideal como la capilla de Yarza, a Santi por hacernos de tercer master y a nuestros amigos de Dado de Dragón que se encargaron del montaje, logística, catering, diseño y limpieza del evento para que nuestro trabajo fuera dedicarnos a representar nuestras partidas sin que tener que preocuparnos de otros pormenores.
¡Nos vemos en el Aragón Negro del año que viene!


No hay comentarios:

Publicar un comentario